Tips para mimar tu neopreno

Surf camp pack en Fuerteventura 290€
Mas información

¡Qué sería de nosotros sin nuestros neoprenos! Ya sabéis que en Fuerte no todo el mundo lo usa, ¡el sol ayuda! Pero lo cierto es que un buen neopreno puede salvaros la vida literalmente, Free Surfers.

Total, que como nos conocemos, sabemos que el neopreno paga todas las prisas que vienen después de alargar el baño… Así que recordaremos algunas sencillas prácticas para cuidarlo y, sobre todo, para que os dure lo máximo.

photo-1417689283303-02397b2eefe9

Vuestro neopreno tiene sed

Una ducha se la merece todo el mundo tras salir del agua, ¡que vuestros neoprenos no sean menos! Tiene que ser una rutina esto de sumergir vuestro neopreno en agua dulce, todo bien empapado, para eliminar restos de salitre en lugares tan recónditos como la cremallera. ¡Es la parte más vulnerable!

Vuestro neopreno al sol

Pero no os lo dejeis a remojo para siempre… ¡o crearéis un micromundo bacteriano!  Vuestro neopreno necesita ser secado como dice la ley: en el tendal. Bueno, en el tendal o cualquier otra barra horizontal; la cosa es que no lo colguéis como una simple camisa, ¡un neopreno mojado pesa muchísimo! Lo mejor es darle la vuelta y doblarlo a la mitad. También es recomendable secarlo a la sombra aunque, esta claro, tardará más. De esta manera el sol no afectará tanto a los materiales.

El neopreno quiere cera

Como ya os dijimos las cremalleras son una zona muy delicada y fácil de deteriorar, utilizando ceras especiales para estas zonas podréis reducir el impacto sobre ellas y, por tanto, alargar la vida del neopreno considerablemente.

Vuestro neopreno no quiere ser guardado pero definitivamente…

Lo será. Antes de nada no olvidéis revisar cualquier rotura ya que es más fácil arreglarlas cuando son pequeñas. Cuando este limpio y sequísimo podemos guardar el neopreno en el armario colgándolo de una percha anchs y, a poder ser, del revés.

Un truquito: si tenéis previsto dejarlo guardado mucho tiempo, es recomendable echarle polvos de talco y cubrirlo con una bolsa, evitando que el aire y la luz incidan de forma directa.

Ahora decíos a vosotros mismos…si no hago esto no voy a surfear, ¡lo cumpliréis todo seguro!

12291227_10153774388883234_3774426232838026296_o (1)