Una historia terrorífica

Surf camp pack en Fuerteventura 290€
Mas información

¡Feliz puente, Free Surfers! Seguro que más de un@ de vosotr@s ayer se disfrazó para pasar una noche de miedo ¡e incluso para surfear en un baño original! Normalmente, por estas fechas, compartimos con vosotr@s algunos de estos disfraces que ya ha convertido Halloween en una tradición también dentro del agua. Pero la verdad es que cada año que pasa, hay algo que nos da todavía más miedo que esos disfraces: nuestro impacto en los mares y océanos. El plástico es un problema que hay que atajar de manera radical y con tanta urgencia, que tod@s aquellos que amamos nuestro entorno estamos empezando a perder la fe en la recuperación de nuestros océanos.

Estas fotos que os compartimos hoy no son disfraces de Halloween con los que podéis surfear de forma aterradora, sino imágenes reales del daño que toda nuestra actividad y uso de plástico causa a los animales marinos. No solo les matamos destruyendo su ecosistema, ¡también les ahogamos y les obligamos a cambiar sus comportamientos!

Para los animales marinos, no hay una única noche anual para el terror y la sangre, si no que cada día es una película de terror en la que el ser humano destroza el mundo en el que todos vivimos. Y últimamente vemos que se habla mucho de este tema lo cual nos alegra, porque la conversación siempre derivará en concienciación. Pero ahora mimo necesitamos acción, si no queremos que el final de esta historia no sea terrorífico.