5 aprendizajes del surf que os servirán en el trabajo

Surf camp pack en Fuerteventura 290€
Mas información

¡Lunes, lunes lunes! Empieza una nueva semana y volvemos a la carga con el trabajo… ¿Cómo lo lleváis? Nosotr@s a tope en Fuerteventura, claro, pero, de las muchísimas cosas que hemos aprendido a lo largo de nuestra vida en el surfing, hoy queremos compartir con vosotr@s 5 lecciones que podéis aplicar a vuestro trabajo actual ¡o al soñado!  y que, sin duda, os serán de gran ayuda. Aquí van:

Siempre habrá alguien mejor. Aparentemente sencillo, ¿verdad? ¡Pero a veces nos cuesta mucho interiorizarlo! En el agua, como en el trabajo, como en la vida, siempre hay alguien que va por delante. La clave es que esa situación no se convierta en algo frustrante para ti, pues cada un@ tenemos nuestros tiempos ¡y a vosotr@s os llegará el vuestro! Lo más inteligente que podéis hacer es pegaros bien a esa persona que admiráis y intentar aprender todo lo que pueda enseñaros. ¡Pronto el aprendiz superará al maestro! ;)

Os caeréis muchas veces hasta lograr poneros de pie. Como se suele decir, nadie nace aprendido y, en el surfing, esto es casi lo primero que entiendes al entrar en el agua. Lo importante es tener presente que no importa las veces que os caigáis porque, algún día os pondréis de pie y, desde ese momento, ¡nadie podrá frenaros! ;) Y en el trabajo, sea cual sea, pasa lo mismo: equivocarse es parte del aprendizaje, ¡y una parte muy importante! La experiencia es valiosa porque de los errores aprendemos lecciones que no olvidamos nunca…

Tenéis que dedicar tiempo. Constancia, esfuerzo. Vamos, que la inspiración te pille trabajando. Quien no se deja la piel no triunfa, ni en el surfing, ni en el trabajo que quiera. Daos tiempo para mejorar, pero también invertid tiempo en aquello que queréis conseguir. Mantened la vista puesta en el horizonte porque, cuando menos lo esperéis… ahí viene ese swell (o ese éxito tan esperado).

No hay una meta. Un@ nunca acaba de ser surfer. Ni siquiera Kelly Slater ha llegado a la meta. La búsqueda de olas diferentes, de baños diferentes y de momentos diferentes siempre continúa. Nos la llevamos hasta la tumba. ¡Eso es así! Lo mismo pasa con el trabajo. L@s  que ahora deseáis un puesto que no tenéis, desearéis otro cuando alcancéis el primero ¡y así sucesivamente! El surf y el trabajo te acompañan durante la vida así ¿por qué no dar lo mejor de nosotr@s mismos cada día y disfrutar el momento?

Si no te hace feliz, déjalo. Creo que será imposible que conozcáis a un/a surfer que realmente no ame este deporte y lo viva con mucha intensidad, con emoción y con ganas perennes de meterse al agua. ¿Verdad que no? Pues con el trabajo debería ser igual, pero no lo es. Hay demasiada gente con trabajos que odian y no solo por motivos de subsistencia (que es un motivo de peso) sino porque es en lo que se formaron, porque es lo que “se supone que deben hacer”, porque es una buena oportunidad… Pero la vida dura lo mismo que una ola así que… ¿por qué no apostar por lo que nos apasiona?

Nosotr@s lo hicimos, ¡y aquí os esperamos!